Mañana  miércoles  comienza el tiempo litúrgico de la Cuaresma, como preparación a la Semana Santa que
concluye con la Solemnidad de la Resurrección de Cristo, que es la base de nuestra Fe, Esperanza y Alegría.
Se recuerda a todos que en Cuaresma deben observarse unas normas sobre Ayuno y Abstinencia (de carne):
 *AYUNO: Consiste en ser moderado en las comidas durante el día. Suprimir la merienda y todo los que sea aperitivos y hacer una comida normal (almuerzo) y las otras (desayuno y cena) algo austeras.
 El Ayuno es solo obligatorio el MIÉRCOLES DE CENIZA en nuestra Diócesis.
 * ABSTINENCIA: Evitar la carne todos los viernes de cuaresma. 
 En la Diócesis de Sevilla (que incluye nuestro pueblo de El Viso) hay dispensa de ayuno y abstinencia el VIERNES SANTO,
siempre y cuando ese día se acuda a los Oficios, a alguna procesión o se haga alguna obra de caridad y/o fervorosa para
vivir cristianamente ese día.
 La NO observancia de esta norma, hecha deliberadamente y con plena conciencia, es pecado y por tanto motivo de confesión.
 Si se acude a actos cívicos, sociales, o incluso de Hermandades, en Viernes de Cuaresma, y en el ágape hubiera carne,
es un motivo magnífico para dar ejemplo a los demás de que preferimos obedecer a Dios que al los hombres, y que no nos
avergonzamos de vivir una norma de la Iglesia aunque ésta resulte absurda para algunos. Es la oportunidad de vivir
la valentía y evitar la cobardía acomplejada.
 Pero por encima de toda esta normativa, que ha de vivirse, la Cuaresma es tiempo sobre todo de CONVERSIÓN personal,
de hacer una buena y detallada CONFESIÓN para hacernos más cercanos a Cristo y vivir coherentemente nuestra vocación
cristiana al amor de Dios y del prójimo, con preferencia a los más necesitados.
                                                         

 

Anuncios