El 18 de Mayo, Víspera de Pentecostés, terminaron las primeras comuniones de este año pastoral.Desde el 13 de Abril se han celebrado doce Misas de primera comunión para más de doscientos niños.Cerrada la última tanda, la valoración es positiva en su conjunto, y se comparte la misma a toda la comunidad: 1: Lo más importante es que hay niños (y padres), no pocos, que tras hacer la primera comunión siguen viniendo  a Misa los domingos. Insisto: esto es lo más importante y positivo. La parroquia no tiene otro objetivo que éste:  que sea de verdad la primera comunión y no “la comunión”. El ideal a conseguir es que SOLO hicieran la primera comunión los niños cuyos padres tuvieran intención de seguir llevándolos a Misa. Estamos en ello. 

 2: Se ha insistido que la primera comunión es principio, y no final, del camino hacia el pleno amor de Dios.  Que no se convierta este precioso sacramento es un simple motivo para dar una fiesta-dispendio del todo desproporcionada con la crisis que vivimos. Cuando la intención es tan pobre y superficial, de convertir la  primera comunión es un solo día festivo, se parece mucho esa actitud a la de los que usaban el Templo  para vender palomas, y a los que Cristo expulsó sin contemplaciones de la Casa de Dios.

 3: El comportamiento de los padres ha sido ejemplar en todas las tandas. A pesar de las dificultades que supone  celebrar Misa con un público que en mayoría no es practicante, se valora en positivo la actitud respetuosa de los  padres y de no pocos invitados.

 4: La colaboración generosa de los catequistas, junto a la Hermandad Sacramental, como signo de eclesialidad y de fraternidad, ha sido determinante para que el resultado haya sido positivo y con miras de esperanza.

 5: Por último, y aunque pueda sonar paradójico, se valora como un gran bien el sensible descenso del número de personas que han comulgado en estas Misas. Se ha recordado, desde la fidelidad a la Palabra de Dios,  que no se puede comulgar si no se ha confesado, y se han dado facilidades a padres y familiares para  confesarse a la vez que los hijos. Por tanto han descendido el número de comuniones indebidas (sacrilegios)  que moralmente estropean la Santa Misa en perjuicio de toda la comunidad.Si deben señalarse algunos aspectos negativos, para que procuremos superarlos en años venideros:

 A: Siguen asistiendo personas que no tienen respeto por la Iglesia. A nadie se le obliga a venir, y por tanto los que vengan deberían respetar el silencio debido. Desde la parroquia se anima a hacer sugerencias para evitar esta injusticia de privar de la Misa bien vivida a los que más derecho tienen de estar  la Iglesia. 

 B: Se invitó a todos los coros de las hermandades de nuestro pueblo para animar la liturgia, y todos rechazaron   la invitación, el propósito  de la parroquia es engrandecer aun más si cabe la  liturgia, deseamos que en años venideros podamos contar con dichos coros que tan bien cantan y que no  solo canten en cultos y funciones.

En la balanza es mucho mayor lo positivo. Recemos y trabajemos para que poco a poco se siga reconduciendo la catequesis de primera comunión en aras a lograr que de verdad sea primera comunión por el bien de todos y para mayor gloria de Dios.

comunion

Anuncios