Celebrada en el día de ayer la solemnidad del Apóstol Santiago, titular de la Hermandad La Sagrada entrada, con sede   canónica en nuestra parroquia.
Aunque no sea festivo en nuestra localidad, Santiago es patrón de España, día que la  Iglesia celebra Santa  Misa de precepto.
Motivo mas que suficiente de  participar en la misma , como así  a ocurrido, gran parte de la feligresía de dieron cita en nuestro templo parroquial para celebra la solemnidad del apóstol Santiago.
Festividad que como todos sabemos se ha visto enturbiada por el trágico  accidente ferroviario en Santiago de Compostela, todos estamos consternado.
Al comienzo de la Santa Misa D. Francisco Suárez , Párroco de la Santa María del Alcor recordaba la angustia y dolor de los familiares de dicho accidente impartiendo palabras de consuelo para ellos.
Al final de la Santa Misa  se rezo en forma de responso por las almas de  todas  las victimas.  
 
                                                  En apoyo a los familiares y las víctimas del accidente ferroviario de Santiago de Compostela
                   En apoyo a los familiares y victimas del accidente.
 
 
 
 

                                           Santiago, patrón de España

BREVE HISTORIA.

Desde el s. IX los reyes de la Reconquista reconocieron al apóstol Santiago como patrón de España, y establecieron el Voto de Santiago, que consistía en que las tierras conquistadas debían hacer todos los años una ofrenda obligatoria de bienes a la Catedral de Santiago, en agradecimiento por la intercesión del Apóstol. Las Cortes Españolas establecieron en 1646 que ese Voto fuese ofrenda de los reyes, príncipes y del arzobispo compostelano a la Iglesia del Apóstol, y así sigue haciéndose simbólicamente aún hoy, durante la misa solemne del Día de Santiago.

Pocos años antes, en 1630, el papa Urbano VIII había declarado al apóstol Santiago único patrón de España, contra el parecer de algunos que querían que declarase también a santa Teresa de Jesús copatrona.

La figura de Santiago jugó también un papel inspirador en la Conquista de América, durante la que se aparecía como un ‘trueno’ transfigurándose en guerrero de corcel blanco para ayudar a la victoria de los cristianos. Así se explica que el Apóstol sea el patrón de numerosas ciudades latinoamericanas fundadas bajo su advocación:

Anuncios