LA FE

(Catecismo, números 142-184, en resumen muy condensado)

Encuentro Parroquial (martes 12 mayo 2015)

¿Qué es la fe? ¿Cuáles son sus características?
La fe, en cuanto virtud teologal, es una gracia, y a la vez un acto humano, una opción, fiarse de Dios por cuanto se le trata y se le conoce.
La fe es luz. Dios llega al corazón del hombre para llevar luz: “Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas (Jn 12, 46).
La Revelación busca al hombre en su propio terreno, lo sigue en su profundidad interior, que muchas veces él sella por temor a ser vulnerable. Dios ha querido asumir la vida humana para hacer sentir aún más su cercanía al hombre.
El Verbo se hizo carne, como que se ensució, tocando con sus manos todas las situaciones que el hombre vive, recordándole que la naturaleza humana no puede prescindir de amar y confiar. Amar, de hecho, significa confiar, porque la vida es un continuo acto de fe. Un bebé cuando nace no puede hacer nada, sólo confiar, anhelar a su mamá y a su papá.
El que cree, al aceptar el don de la fe se reviste de una luz nueva, se transforma en nueva criatura, se vuelve hijo de Dios, confiado en el Hijo.
La fe, sin embargo, no es un trofeo o un punto de llegada; es, en cambio, un punto de partida. Desde el momento en que se acoge el don de la fe el cristiano comienza un camino completamente nuevo, lleno de sorpresas, donde no faltan tampoco las dificultades, los contratiempos…
La verdadera relación que el hombre estrecha con Dios necesita de un dinamismo, de un continuo conocimiento, de un continuo descubrimiento, de un continuo confiar y abandonarse, de un continuo “éxodo”; es una aventura compartida que ve a Dios actuar con el hombre y en el hombre.
Para nutrir y reforzar esta fe es necesario mantener el corazón “vulnerable” al amor de Dios, no dejar de nutrirse de la Palabra de Dios, de los sacramentos, de la oración individual y comunitaria, para un crecimiento que lleva a la santidad de la vida, a un amor que no es sólo vertical, sino horizontal, es decir, capaz de abrazar a toda la humanidad.
La fe es una gracia. Cuando san Pedro confiesa que Jesús es “el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, Jesús le dice: “Feliz eres, Simón Barjona, porque esto no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos” (Mt 16, 17).
La fe es un acto humano: “No es contrario ni a la libertad ni a la inteligencia del hombre depositar la confianza en Dios y adherirse a las verdades por Él reveladas” (Catecismo nº 154). En la fe, la inteligencia y la voluntad humanas cooperan con la gracia divina.
La fe es confiable, fiarse de Dios: es el más confiable de los conocimientos humanos, porque se basa en la Palabra de Dios, que no miente ni contradice. Así lo mostraba el Concilio Vaticano I: “Nunca habrá una verdadera divergencia entre fe y razón: pues el mismo Dios que revela los misterios y comunica la fe, también ha depuesto en el espíritu humano la luz de la razón, este Dios no podría negarse a sí mismo, ni lo verdadero contradecir a lo verdadero”.
“Por ello, la investigación metódica en todos los campos del saber, si está realizada de una forma auténticamente científica y conforme a las normas morales, nunca será en realidad contraria a la fe, porque las realidades profanas y las de la fe tienen su origen en un mismo Dios” (GS 36).
La fe es libre. Para ser humana, la respuesta de la fe del hombre a Dios debe ser voluntaria: “Nadie debe ser forzado a abrazar la fe contra su voluntad. Porque el acto de fe es voluntario por su propia naturaleza” (DH 10).
La fe es el inicio de la vida eterna. Nos da a probar anticipadamente la alegría y la luz de la visión beatífica, final de nuestro peregrinar. Entonces veremos a Dios “cara a cara” (1 Cor 13, 12), “tal como es” (1 Jn 3, 2).
La fe es creer en la “redondez” del amor, en el amor que es “redondo”, logrado, que se da y se te da de verdad. Sólo el amor es digno de fe, el amor que es personal, de persona a persona (por eso es trinitario o trinitariamente santo), siendo éste el terreno por donde nos adentrará el Catecismo desde los puntos mencionados en los que estamos. Es la fe artística y arquitectónicamente expresada en la redonda y esférica circularidad de las cúpulas. Por eso no es la fe ni el amor una realidad fría, meramente institucional, sólo terrenal, emocional, devocional, moral, social… sino de profunda, elevada y verdadera amistad desinteresada, comunicativa, atenta, solícita, de desvelo… Ya lo dice el Señor: “Vosotros sois mis amigos…” (Jn 15, 14).

Anuncios