RECORRIENDO GALILEA

ENCUENTRO PARROQUIAL

(Martes 92 de enero de 2016)

Recordamos que estamos algo así como transcurriendo por los números 541-570, o incluso hasta el 594, del Catecismo, siguiendo por relatos evangélicos.

Proclamación del Santo Evangelio según San Mateo (4, 18-25)

Caminando [Jesús] junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pe-dro, y su hermano Andrés, que echaban las redes al mar, pues eran pescadores. Les dijo: “Venid conmigo y os haré pescadores de hombres”. Al instante, dejando las redes, le si-guieron.
Siguió caminando y vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con Zebedeo su padre, arreglando sus redes; y los llamó. Ellos al punto, dejaron la barca y a su padre y le siguieron.
Jesús recorría toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando las enfermedades y dolencias del pueblo. Y su fama se extendió por toda Siria. Le traían todos los que se encontraban mal, con enfermedades y dolen-cias diversas, endemoniados, lunáticos y paralíticos, y él los curaba. Y le siguieron grandes multitudes de Galilea, Decápolis, Jerusalén y Judea y del otro lado del Jordán.

Comentamos cómo se extiende y se expande el anuncio del reino o reinado de Dios; cómo cunde la tarea evangelizadora de Jesús, por territorios y por muchedumbres, desde el llamamiento de los primeros cuatro discípulos.
Vemos también cómo todo se realiza sanando: enfermedades, dolencias, males…
Podemos terminar, si no se procede por otros derroteros, tratando una cierta semblan-za de los cuatro primeros discípulos o apóstoles.

Anuncios