ENCUENTRO PARROQUIAL
(Martes 12 de abril de 2016)

Exigencias vocacionales o la radicalidad de la fe como seguimiento de Jesús

Proclamación del santo evangelio según San Mateo (8, 18-22)

Viéndose Jesús rodeado de la muchedumbre, mandó pasar a la otra orilla. Entonces se le acercó un escriba y le dijo: “Maestro, te seguiré adondequiera que vayas”. Jesús replicó: “Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza”. Otro de los discípulos le dijo: “Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre”. Jesús replicó: “Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos”.

El evangelio para nuestro encuentro de hoy nos presenta las condiciones del seguimiento de Jesús.
Vayamos por partes.

Jesús manda pasar a la otra orilla del lago (v. 18).

Jesús, como podemos recordar, había acogido y curado a todos los enfermos que la gente le había traído (Mt 8,16). Mucha gente se juntó a su alrededor. Viendo esa multitud, Jesús decidió ir para la otra orilla del lago. En el evangelio de Marcos, de donde Mateo saca gran parte de sus informaciones, el contexto es diferente. Jesús acababa de terminar el discurso de las parábolas (Mc 4,3-34) y dijo: “¡Vamos para el otro lado!” (Mc 4,35), y en el barco de donde había hecho el discurso (cf. Mc 4,1-2), los discípulos lo llevan a otro lado. De tan cansado que estaba, Jesús se durmió en la popa sobre el cojín (Mc 4,38).

Un doctor de la Ley o escriba quiere seguir a Jesús, quiere hacerse su discípulo
(v. 19)

Considera si tú también quieres lo mismo. En el momento en que Jesús decide atravesar el lago, un escriba se acerca y dice: “Maestro, te seguiré adondequiera que vayas”. Un texto paralelo de Lucas (Lc 9,57-62) trata el mismo asunto, pero de una forma algo distinta. Según Lucas, Jesús había decidido ir para Jerusalén donde iba ser condenado a muerte. Tomando rumbo hacia Jerusalén, entra en el territorio de Samaría (Lc 9,51-52), donde tres personas piden seguirle (Lc 9,57.59.61). En Mateo, que escribe para judíos convertidos, la persona que quiere seguir a Jesús es un doctor de la ley. Mateo acentúa el que es una autoridad de los judíos la que reconoce el valor de Jesús y que pide ser discípulo. En Lucas, que escribe para paganos convertidos, las personas que quieren seguir a Jesús son samaritanos. Lucas acentúa una apertura ecuménica de Jesús que acepta también a no judíos como discípulos.

La respuesta de Jesús al escriba (v. 20)

La respuesta de Jesús es idéntica tanto en Mateo como en Lucas, y es una respuesta muy exigente que no deja dudas: “Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza”. Quien quiere ser discípulo de Jesús tiene que saber lo que hace. Tiene que examinar las exigencias y calcular bien, antes de tomar una decisión (cf. Lc 14, 28-32). “Del mismo modo, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que tiene, no puede ser discípulo mío” (Lc 14, 33).

Otro de sus discípulos pide poder enterrar a su padre (v. 21)

Le dice este discípulo: “Señor. Déjame ir primero a enterrar a mi padre”. Con otras palabras, pide a Jesús que remita a más tarde la travesía del lago, para después del entierro. Enterrar a los padres era un deber sagrado de los hijos (cf Tob 4, 3-4).

La respuesta de Jesús (v. 22)

De nuevo, la respuesta de Jesús a este discípulo es muy exigente. Jesús no aplaza su viaje para el otro lado del lago y dice a su discípulo: “Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos”. Cuando Elías llamó a Eliseo, dejó que Eliseo volviera a casa para despedirse de sus padres (1 Re 19, 20). Jesús es mucho más exigente. Para entender todo el alcance de la respuesta de Jesús conviene recordar que la expresión Deja que los muertos sepulten a sus muertos era un proverbio popular usado por la gente para significar que no hay que gastar energía en cosas que no tienen futuro y que no tienen nada que ver con la vida. Un proverbio así no puede tomarse al pie de la letra. Debe mirarse el objetivo con qué fue usado. Así que, aquí en nuestro caso, por medio del proverbio, Jesús acentúa la exigencia radical de la vida nueva a la que llama a las personas y que exige abandonarlo todo para poder seguir a Jesús. Describe las exigencias del seguimiento de Jesús.

Seguir a Jesús, expresión y/o fórmula muy de los evangelios, para los primeros cristianos significaba tres cosas muy vinculadas entre sí, las mismas que han de significar para nosotros:
1.- Imitar a Jesús que como Maestro nos da ejemplo: Igual que Jesús encarnaba el reino de Dios, así lo encarnemos nosotros (el venga a nosotros, y esté en nosotros, su reino).
2.- Participar del destino del Maestro: Quien seguía a Jesús debía comprometerse a “estar con él en sus pruebas” (Lc 22, 28), inclusive en las persecuciones (Mt 10, 24-25) y en la cruz (Lc 14, 27). Tenía que estar dispuesto a morir con él (Jn 11,16).
3.- Tener interiorizada la vida de Jesús: En Pascua, a la luz de la resurrección, el seguimiento asume esta tercera dimensión: “Vivo, mas no vivo yo, es Cristo quien vive en mí” (Gál 2, 20). Se trata de la dimensión mística del seguimiento, fruto de la acción del Espíritu Santo. Los cristianos tratan de rehacer en sus vidas el camino que Jesús había recorrido, muriendo en defensa de la vida y resucitado por el poder de Dios (Fil 3,10-11).
¿Cómo vivo yo el seguimiento de Jesús?
Las zorras tienen guaridas y las aves del cielo tienen nido; pero el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza. ¿Cómo vivir hoy esta exigencia de Jesús?

San Agustín comenta el pasaje paralelo de Lc 9, 51-62 (Sermón 100, 1-3)

Escuchad lo que Dios me ha inspirado sobre este capítulo del evangelio. En él se lee cómo el Señor se comportó distintamente con tres hombres. Rechazó a uno que se ofreció a seguirlo; a otro que no se atrevía, lo animó; por fin, censuró a un tercero que lo difería. ¿Quién más dispuesto, más resuelto, más decidido ante un bien tan excelente, como es seguir al Señor a donde quiera que vaya, que el que dijo: Señor, te seguiré adondequiera que vayas? (Lc 9, 57). Lleno de admiración, pregunta: “¿Cómo es eso? ¿Cómo desagradó al maestro bueno, nuestro Señor Jesucristo, que va en busca de discípulos para darles el reino de los cielos, hombre tan bien dispuesto?”. Como se trataba de un maestro que preveía el futuro, entendemos que este hombre, hermanos míos, si hubiera seguido a Cristo, hubiera buscado su propio interés, no el de Jesucristo, pues el mismo Señor dijo: No todo el que dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos (Mt 7, 21). Éste era uno de ellos; no se conocía a sí mismo, como lo conocía el médico que lo examinaba, porque si ya se conocía mentiroso, falaz y doble, no conocía a quién hablaba. Pues es él de quien dice el evangelista: No necesitaba que nadie le informase sobre el hombre, pues él sabía lo que había en el hombre (Jn 2, 25). ¿Y qué le respondió? Las zorras tienen madrigueras y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar su cabeza (Lc 9, 58). Pero, ¿dónde no tiene? En tu fe. Las zorras tienen escondites en tu corazón: eres falaz. Las aves del cielo tienen nidos en tu corazón: eres soberbio. Siendo mentiroso y soberbio, no puedes seguirme. ¿Cómo puede seguir la doblez a la simplicidad?
En cambio, a otro que está siempre callado, que no dice nada y nada promete, le dice: Sígueme (Lc 9, 59). Cuanto era el mal que veía en el otro, tanto era el bien que veía en éste. Al que no quiere, le dice: Sígueme. Tienes un hombre dispuesto –te seguiré adondequiera que vayas–, y dices: Sígueme a quien no quiere seguirte. “A éste –dice– le excluyo, porque veo en él madrigueras, veo en él nidos”. Pero ¿por qué molestas a ése que invitas y se excusa? Mira que le impeles y no viene, le ruegas y no te sigue; pues, ¿qué dice? Iré primero a enterrar a mi padre (ib.). Mostraba al Señor la fe de su corazón, pero le retenía la piedad. Cuando nuestro Señor Jesucristo destina a los hombres al evangelio, no quiere que se interponga excusa alguna de piedad carnal y temporal. Ciertamente la ley ordena esta acción piadosa, y el mismo Señor acusó a los judíos de echar abajo ese mandato de Dios. También dice San Pablo en su carta: Éste es el primer mandamiento de la promesa. ¿Cuál? Honra a tu padre y a tu madre (Ef 6, 2). No hay duda de que es mandato de Dios. Este joven, pues, quería obedecer a Dios, dando sepultura a su padre. Pero hay lugares, tiempos y asuntos apropiados a este asunto, tiempo y lugar. Ha de honrarse al padre, pero ha de obedecerse a Dios; ha de amarse al progenitor, pero ha de anteponerse el Creador. Yo –dice Jesús– te llamo al evangelio; te llamo para obra más importante que la que tú quieres hacer. Deja a los muertos que entierren a sus muertos (Le 9, 60). Tu padre ha muerto. Hay otros muertos que pueden enterrar a los muertos. ¿Quiénes son los muertos que sepultan a los muertos? ¿Puede ser enterrado un muerto por otros muertos? Le amortajan, le llevan a enterrar y le lloran, a pesar de estar muertos, porque aquí se trata de los infieles.
En este texto nos ordenó el Señor lo que está escrito en el Cantar de los Canta-res: Ordenad en mí el amor (Cant 2, 4). ¿Qué significan esas palabras? Estableced una jerarquía, un orden y dad a cada uno lo que se le debe. No sometáis lo primario a lo secundario. Amad a los padres, pero anteponed a Dios. Contemplad a la madre de los Macabeos: Hijos, no sé cómo aparecisteis en mi seno (2 Mac 7). Pude concebiros y daros a luz, pero no pude formaros. Luego oíd a Dios, anteponedle a mí, no os importe el que me quede sin vosotros. Se lo indicó y lo cumplieron. Lo que enseñó la madre a sus hijos, eso mismo enseñaba nuestro Señor Jesucristo a aquel a quien decía: Sígueme.
Ahora entra en escena otro que quiere ser discípulo, quien, sin nadie haberle dicho nada, confiesa: Te seguiré, Señor, pero antes voy a comunicárselo a los de mi casa [déjame despedirme de mi familia] (Lc 9, 61). En mi opinión, el sentido de las palabras es el siguiente: “Avisaré a los míos, no sea que, como suele acontecer, me busquen”. Pero el Señor le replicó: Nadie que pone las manos en el arado y mira atrás es apto para el reino de los cielos (ib.). Te llama el oriente y tú miras a occidente. El presente capítulo nos enseña que el Señor eligió a los que quiso. Como dice el Apóstol, eligió según su gracia y conforme a la justicia de ellos.

Anuncios